top of page
Buscar

Cómo las Mantas Ponderadas Ayudan a Aliviar los Síntomas del Síndrome de Piernas Inquietas



¿Qué es el Síndrome de Piernas Inquietas?

¿Sentis ese extraño impulso de mover las piernas? Entonces podrías estar experimentando un trastorno del sueño conocido como Síndrome de Piernas Inquietas (SPI).

El Síndrome de Piernas Inquietas es un trastorno del movimiento durante el sueño caracterizado por un fuerte impulso o movimiento involuntario de las piernas, que suele ocurrir en reposo o durante el sueño. El movimiento de las piernas o ponerse de pie alivia los síntomas.

Aunque este síndrome ha sido observado desde tan temprano como en el siglo XVII, solo recientemente ha ganado mayor atención y conciencia debido a su naturaleza debilitante. El número exacto de personas afectadas por esta condición es desconocido, lo que subraya la necesidad de más investigaciones.

Síntomas del Síndrome de Piernas Inquietas

Con frecuencia, los afectados tienen dificultades para describir sus síntomas, los cuales suelen manifestarse como una sensación de hormigueo, ardor o dolor en las piernas. Esta sensación no es superficial, sino que se percibe en lo más profundo de los tejidos. A diferencia de un calambre muscular, en el SPI no se produce una contracción muscular notable.


Este síndrome afecta principalmente las piernas, especialmente la zona de la pantorrilla, aunque en casos severos también puede extenderse a los brazos. En situaciones extremas, los síntomas pueden manifestarse tanto durante el día como durante la noche, interfiriendo con el descanso y la relajación.


Por lo general, los síntomas se presentan en una sola pierna y pueden luego afectar a la otra. Aunque menos común, también pueden ocurrir en ambas piernas, alternando entre una y otra.


A menudo, al inicio de la aparición de los síntomas del SPI, estos pueden desaparecer por semanas o meses, para luego resurgir con el tiempo y volverse más intensos.


Síndrome de Piernas Inquietas durante el día

Durante el reposo, las personas afectadas sienten un fuerte impulso de mover las piernas y experimentan una sensación incómoda, que describen como hormigueo o ardor y que a menudo resulta difícil de expresar con precisión.

Síndrome de Piernas Inquietas durante la noche

Aquellos con síntomas leves pueden no experimentar molestias significativas durante la noche.

Sin embargo, para quienes padecen síntomas más severos, es común experimentar movimientos incontrolables durante el sueño. Estos movimientos pueden ser tan intensos que llegan a interrumpir el sueño de la pareja o causar desgarros en las sábanas. Esta situación conduce a un sueño fragmentado, con dificultades para conciliarlo y mantenerlo.

Como resultado, quienes sufren de SPI pueden despertarse repetidamente durante la noche, lo que les impide alcanzar un sueño profundo y reparador. Al amanecer, es común sentir las extremidades doloridas y experimentar una fatiga pronunciada durante el día. Estos problemas pueden afectar su desempeño laboral, su capacidad para concentrarse y su estado de ánimo, lo que a su vez puede desencadenar ansiedad, depresión y una disminución general en la calidad de vida.

¿Qué causa el Síndrome de Piernas Inquietas?

A pesar de décadas de investigación, la causa exacta del SPI aún no se comprende completamente. Se sabe que una forma del trastorno tiene un componente genético, mientras que otra no lo tiene.

Aquellas personas con antecedentes familiares de SPI tienden a experimentar síntomas a una edad más temprana, antes de los 40 años. La herencia genética aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar el trastorno.

Por otro lado, quienes no tienen antecedentes familiares de SPI suelen manifestar los síntomas más adelante en la vida. Se cree que esto podría estar relacionado con un desequilibrio en los niveles de dopamina en el cerebro o con deficiencias de hierro.

Los niveles bajos de dopamina están vinculados al SPI, lo que puede ocasionar fatiga, depresión, ansiedad, falta de motivación y cambios de humor. Para detectar deficiencias de hierro, los médicos suelen analizar los niveles de ferritina en la sangre. La ferritina es una proteína que almacena hierro en el cuerpo y su deficiencia puede requerir terapia de hierro.

Además, existen otras condiciones médicas que pueden desencadenar los síntomas del SPI, como insuficiencia renal, enfermedad de Parkinson, diabetes, artritis reumatoide, embarazo, neuropatía o daño nervioso en las piernas. En algunos casos, los síntomas del SPI pueden mejorar una vez que se trata la condición médica subyacente. Sin embargo, para muchas personas, la causa del SPI sigue siendo desconocida.

Diagnóstico del Síndrome de Piernas Inquietas

Debido a la naturaleza difícil de describir de los síntomas del SPI, el primer paso para obtener un diagnóstico preciso es hablar con un médico y, en algunos casos, someterse a un estudio del sueño en una clínica especializada. Estos estudios permiten monitorear el sueño y evaluar los movimientos de las piernas durante la noche.

Tratamiento del Síndrome de Piernas Inquietas

Afortunadamente, el SPI es una condición tratable y los síntomas pueden aliviarse con relativa facilidad. Para casos severos, la medicación es el principal enfoque de tratamiento, mientras que para casos más leves, los cambios en el estilo de vida y los tratamientos naturales pueden ser eficaces.

Aunque no existe un medicamento específico para el SPI, los pacientes que experimentan síntomas por la noche a menudo son recetados con medicamentos utilizados para tratar la enfermedad de Parkinson. Es importante destacar que padecer SPI no necesariamente aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, dado que tanto el SPI como el Parkinson están relacionados con niveles bajos de dopamina en el cerebro

, los medicamentos empleados para tratar ambas afecciones suelen ser similares.

Los medicamentos más comúnmente recetados son los agonistas de la dopamina, como Requip (Ropinirol) y Mirapex, que estimulan los receptores de dopamina en el cerebro para ayudar a regular el movimiento y el estado de ánimo. Aunque estos medicamentos pueden causar efectos secundarios temporales, como mareos y náuseas, estos tienden a disminuir con el tiempo.

Para aquellos que experimentan síntomas durante el día, también se pueden recetar medicamentos utilizados para tratar la epilepsia, como la gabapentina y la pregabalina. Estos medicamentos ayudan a reducir la actividad eléctrica anormal en el cerebro y pueden aliviar los síntomas del SPI. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos medicamentos pueden causar efectos secundarios, como somnolencia y mareos.

Además de la medicación, la terapia con hierro puede ser beneficiosa para mejorar los síntomas del SPI, especialmente en aquellos con deficiencias de hierro diagnosticadas. La terapia con hierro puede incluir el uso de suplementos de hierro, a menudo combinados con vitamina C para mejorar la absorción, o infusiones intravenosas para una rápida reposición de hierro en el cuerpo.

En resumen, el Síndrome de Piernas Inquietas puede ser una condición debilitante que afecta significativamente la calidad de vida de quienes lo padecen. Sin embargo, con el diagnóstico adecuado y un enfoque integral de tratamiento que incluya medicación, cambios en el estilo de vida y terapias complementarias, muchos pacientes pueden experimentar una mejora significativa en sus síntomas y disfrutar de un mejor descanso y bienestar general. Formas naturales de tratar el Síndrome de Piernas Inquietas Existen métodos naturales que pueden ayudar con los síntomas del SPI en casos leves a moderados:

  • Mantener un horario regular de sueño.

  • Evitar preocupaciones antes de acostarse.

  • No forzar el sueño.

  • Tomar un baño caliente o usar almohadillas térmicas.

  • Masajear las piernas.

  • Hacer ejercicio moderado.

  • Practicar yoga.

  • Mantenerse mentalmente activo.

  • Evitar el consumo de alcohol y cafeína.

  • Evitar el tabaco.

  • Evitar las siestas.

  • Terapia de compresión.

En casos severos, ajustar la medicación.




Cómo el Yoga ayuda a personas con Síndrome de Piernas Inquietas


Un estudio encontró que el yoga puede ayudar a mejorar el síndrome de piernas inquietas. Después de 8 semanas de clases, todos menos uno habían reducido sus síntomas de SPI, disminuido su estrés y mejorado su sueño y estado de ánimo.

Cómo las mantas pesadas ayudan a personas con Síndrome de Piernas Inquietas Las personas que sufren de SPI pueden encontrar un gran alivio al usar una manta ponderada. Una manta ponderada proporciona una presión profunda y constante, que tiene un efecto relajante que ayuda a reducir los síntomas del SPI, facilitando conciliar el sueño y mejorando la calidad del mismo, con periodos de sueño más prolongados.

Prueba una manta ponderada por la noche para ayudarte a conciliar y mantener el sueño, o durante el día cuando aparezcan los síntomas.

Una ligera presión de la manta es suficiente para comenzar a calmar tu sistema nervioso, sin embargo, algunas personas con un sistema muy activo pueden preferir una presión más fuerte.

Consumir alimentos ricos en hierro


Para la deficiencia de hierro, consume alimentos ricos en hierro como:

  • Carne roja, cerdo y aves de corral, mariscos.

  • Frijoles, lentejas.

  • Vegetales de hojas verdes oscuros.

  • Frutas secas, como pasas y albaricoques.

  • Panes, cereales para el desayuno fortificados, piel de papa.

  • Frutos secos, semillas.

Síndrome de Piernas Inquietas y TDAH Las personas con SPI tienen un riesgo aumentado de TDAH, especialmente con síntomas que ocurren por la noche. Aproximadamente el 25% de los niños con TDAH también pueden tener SPI. Esto resulta en un sueño deficiente, falta de concentración o irritabilidad. Sin embargo, el SPI y el TDAH son enfermedades no directamente relacionadas.

Síndrome de Piernas Inquietas y Parkinson Los síntomas del SPI son comunes en personas con Parkinson, excepto cuando tienen antecedentes familiares de SPI. Las personas con ambos SPI y Parkinson son mayores y presentaron síntomas de Parkinson antes que el SPI. No hay evidencia de que las personas con síntomas de SPI tempranos en la vida desarrollen Parkinson.

Síndrome de Piernas Inquietas y embarazo Durante el embarazo, aproximadamente 1 de cada 5 mujeres experimentan SPI. Los síntomas desaparecen después del primer mes después del parto. La causa puede deberse a bajos niveles de vitamina B y D. La vitamina B se encuentra en la mayoría de los vegetales de hojas verdes oscuros, frijoles y lentejas. Para obtener más vitamina D, toma más sol, toma un suplemento, bebe jugo de naranja o consume más yemas de huevo.

Síndrome de Piernas Inquietas e insomnio Un estudio encontró que el insomnio y el síndrome de piernas inquietas son comunes en personas con apnea obstructiva del sueño y tratadas con estimulación de la vía aérea superior. Descubrieron que las personas tenían SPI si dejaban la terapia de estimulación de la vía aérea superior y se sentían más somnolientas durante el día.

Síndrome de Piernas Inquietas y Covid prolongado en mujeres Un estudio reciente encontró que es más común que las mujeres con Covid prolongado también tengan síntomas moderados de SPI.

Si crees que puedes tener SPI, habla con tu médico sobre las opciones de tratamiento y discute qué medicamentos son los más adecuados para tu SPI.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page